TAKE A LINE FOR A WALK

REEDITANDO UN CLASICO
Fotos: © Moroso

La firma italiana Moroso, a diez años de la presentación del original, y con ocasión de su aniversario número 60, introduce Take A Line For A Walk en dos nuevas versiones: recubierto en cuero y otra, acolchada.
El nombre de este reconocido sillón viene de un ejercicio que se le enseña a los artistas o estudiantes de arte: la idea es mover el brazo que está dibujando junto con el ojo, es decir, si el ojo se desliza hacia arriba en el papel o lienzo, también debiese hacerlo el lápiz. El fin del ejercicio es poder ejercitar el lado derecho, el más artístico, del cerebro. El objeto de Alfredo Häberli sigue estos preceptos al volverse un método de isolación y protección del ambiente: el respaldo forma una especie de capullo a la altura de la cabeza; ésto unido a su vez con la curvatura del sillón, que obliga a adoptar una posición semi-fetal, ayuda a generar una respuesta emocional, despertando reacciones también en el lado derecho del cerebro.
moroso.it

[pe2-gallery class=”thickbox centerall aligncenter” ] take-a-soft-line-for-a-walk-alfredo-haberli-moroso60-03.jpgtake-a-soft-line-for-a-walk-alfredo-haberli-moroso60-05.jpgtake-a-soft-line-for-a-walk-alfredo-haberli-moroso60-06.jpgtake-a-soft-line-for-a-walk-alfredo-haberli-moroso60-07.jpgtake-a-soft-line-for-a-walk-alfredo-haberli-moroso60-08.jpgtake-a-soft-line-for-a-walk-alfredo-haberli-moroso60-09.jpg[/pe2-gallery] 

Comparte

Tw FB

Artículos Relacionados