CLING

EL TIEMPO RE-DISEÑADO
Fotos: © Julian Lechner
La palabra cling significa aferrarse en inglés. Es justamente ésta la idea detrás del diseño de Michael Remerich: cómo el ser humano se aferra al tiempo; cómo toda la vida humana gira en torno a él. Dándole una nueva mirada a este concepto, las manillas del reloj de pulsera y de velador Cling se posicionan de tal manera que se aferran a los bordes de la circunferencia.
Visualmente, debido a que las manillas se encuentran siempre en el centro, los relojes tradicionales dan la impresión de que son éstas las que dictaminan el paso del tiempo; ellas las que tienen el control sobre éste. Cling ofrece lo contrario: hecho de aluminio y poliuretano, monocromáticos; a primera vista es un reloj común, pero, ya después de acostumbrado a él, el usuario nota que es la circunferencia, no las manillas, la que controla el paso de los minutos. Las manillas, en Cling, pasan a representar al ser humano, y la circunferencia, al tiempo como lo comprendemos nosotros. Siempre aferrados a él, podemos sentir cómo pasa con nosotros, pero sin nuestra intervención.
www.remerich.de

[pe2-gallery class=”thickbox centerall aligncenter” ] cling_michael_remerich_04.jpgcling_michael_remerich_07.jpgcling_michael_remerich_06.jpg[/pe2-gallery]

Comparte

Tw FB

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *